Saltar al contenido

Recuperar cuenta

Recuperar la cuenta es una de las preocupaciones que asaltan a muchos usuarios cuando, por alguna razón, pierden el acceso. Esto puede ocurrir al olvidar las credenciales de acceso (correo, electrónico, nombre de usuario o contraseña), o bien por causas ajenas al usuario, cuando, por ejemplo, la cuenta ha sido robada o víctima del acceso de terceros.

Las plataformas de servicios en internet, cuentan con herramientas que son de gran ayuda a la hora de recuperar la cuenta, facilitando opciones sencillas que te llevarán apenas unos segundos.

¿Qué opciones existen para recuperar una cuenta?

En primer lugar, debes saber que el método para volver a recuperar el acceso a una cuenta dependerá de la plataforma en cuestión. Cada una de ellas puede imponer sus propios requisitos.

Las alternativas más habituales consisten en aportar una serie de datos que confirmen la identidad de la persona y que permitan enviar los pasos específicos para recuperar el acceso. Estos datos se proporcionan al crear la cuenta por primera vez y suelen ser el correo electrónico y/o el número de teléfono.

Mediante estas dos vías, la plataforma en cuestión enviará al usuario bien un SMS por teléfono con un código específico o bien un enlace de recuperación a través del correo electrónico. A través de estos métodos, el usuario podrá modificar la contraseña de acceso.

Por esta razón es muy importante aportar datos reales durante el proceso de alta de una cuenta, y verificar los mismos.

¿Qué medidas debes tomar para evitar perder tu cuenta de acceso a cualquier servicio?

Para evitar tener que pasar por todo el proceso de recuperación de una cuenta, existen algunas medidas útiles que puedes llevar a cabo:

  • Crea una contraseña segura y mantenla a buen recaudo: es fundamental que la contraseña elegida sea lo suficientemente extensa y compleja para evitar que determinados programas o terceros puedan desvelarla con facilidad. Ten en cuenta que esto podría poner en peligro tu privacidad. Para ello elige una contraseña con un mínimo de 8 caracteres que combinen números, símbolos y letras. Para evitar perderla, asegúrate de guardarla en un lugar seguro o bien utiliza un gestor de contraseñas. Esta herramienta te ayudará a memorizar la contraseña y a recuperarla en el caso de pérdida.
  • No reveles tu información a terceros: tus datos de acceso deben de ser privados, pues en caso contrario estarías otorgándole la llave de entrada a tu cuenta a terceros, quienes pueden modificar el acceso o realizar cualquier otro tipo de actividad en tu cuenta.
  • Configura correctamente los datos de recuperación: al crear una cuenta, se solicitarán datos que permitan recuperar la cuenta. Generalmente suelen ser el correo electrónico o el número de teléfono. Estos datos deben ser reales y estar activos para que el proceso sea lo más rápido y sencillo posible.

De este modo podrás acceder a tu cuenta con seguridad y evitar el problema de tener que volver a recuperarla.